Páginas vistas en total

domingo, 1 de enero de 2012

Carta de un náufrago


  Los días se hacen años. Sólo, el tiempo se sucede despacio; sin ti, simplemente no pasa. Extrañado en un principio aunque sé que no es la primera vez que estoy aquí.
 No hay nadie, estoy yo solo…Yo. Yo y mis recuerdos los que alimentan ese riachuelo que recorre la montaña. Rodeado de frondoso verde se me vienen a la mente frases “será lo mejor para los dos” o “así estamos mejor”. ¿Porque yo no lo veo así?
Mi corazón hecho añicos se mezcla con la arena de la playa. Me va a costar, lo sé. ¿Y para qué? Si cada vez que logro reconstruirlo…
Te lo di y calló. Roto, cada pedazo es un recuerdo que se clava en mi pecho y no deja que me mueva. Pero aun así, tu recuerdo hace que siga vivo. Pensando en ti no me siento tan solo. Quiero que llegue la noche para mirar las estrellas y soñar… Para verte y volver a sentirte. Para tenerte cerca. Para abrazarte, para que todo tenga sentido. Lo único que necesito es un te quiero tuyo.